miércoles, 30 de noviembre de 2016

EMPRENDEDOR & EMPRESARIO

El objetivo del emprendedor, generalmente, es convertirse en empresario. Pero hay empresarios que no proceden del Emprendimiento, bien porque hayan heredado la empresa o porque la hayan comprado. No obstante, en uno u otro caso necesitan desarrollar determinados conocimientos y dotes de liderazgo para afrontar los retos cuando la empresa esté en marcha.

En las microempresas y pymes el Director suele ser el mismo empresario (propietario o administrador de una Sociedad), y es la persona que ostenta el control y la gestión de la compañía. Toma las decisiones para fijar los objetivos de Producción y de Ventas, establece las estrategias para alcanzar los fines y organiza la administración. En definitiva, es el encargado y el responsable de lograr que la empresa funcione para obtener rentabilidad.

En España existe un debate palpable en cuanto a la escasez de grandes empresas (más de 250 empleados), pero el caso es que también hay una especie de consenso sobre que las pymes y las micros son las que conducen la economía. El caso es que la realidad se impone y las empresas que hay son las que hay.

Pero, realmente, ¿tienen las empresas españolas el tamaño ideal o son demasiado pequeñas? Para el que no lo sepa, el 99,8% de las empresas españolas son pymes. En marzo del año 2015 había exactamente 1.247.111 pymes en España, de las 1.251.063 que existen en total con algún asalariado. Dicho de otro modo, solo hay 3.952 empresas con más de 250 trabajadores en nuestro país.

No obstante, la realidad es tozuda, y una pyme española lidera por tercer año consecutivo el ranking de calidad internacional de un prestigioso premio. 

Best Workplaces PYMES 2015
La lista de las Mejores PYMES para trabajar en España está compuesta por 5 empresas en esta quinta edición. Se reconocen a los Best Workplaces entre 20 y 49 empleados. 

La compañía de marketing online, Cyberclick, lidera por tercer año consecutivo el ranking de calidad internacional de los lugares de trabajo de hasta 49 empleados, elaborado por Great Place to Work®. La conciliación se arraiga entre las premiadas: el 93% de sus empleados tiene horario flexible y el 97% puede disponer de tiempo para asuntos personales durante su jornada. En la Lista prevalecen pymes con plantillas jóvenes: el 29% tiene entre 35-44 años y el 26%, entre 26-34 años. 

Con el objetivo puesto en la creación de empresas desde abajo, en junio de 2013 el canal del Grupo Educare, que brinda material de educación financiera y empresarial y dedica varios espacios al emprendedor, publicó un vídeo para promover cursos para emprendedores en vez de cursos empresariales 

El canal cuenta con más de veinte mil seguidores, y a pesar de la sencillez de sus planeamientos hay que reconocerle su espíritu didáctico, por eso a continuación facilitamos el enlace de dicho vídeo, el cual recomendamos para todo aquel interesado en los temas que llevamos entre manos. 


Hasta la semana que viene

viernes, 25 de noviembre de 2016

El “Black Friday”

El Black Friday es el día de más ventas del año en el comercio norteamericano, pero el nombre lo escogió la policía de Filadelfia. Su origen se remonta a los años 60. Cada año, el sábado después del día de acción de gracias (el cuarto jueves del mes de noviembre) la ciudad acogía un importantísimo partido de fútbol americano.

Enfrentaba a las academias Naval y Militar de los Estados Unidos, Annapolis (Maryland) y West Point (Nueva York) y escogían Filadelfia porque se encuentra entre ambas ciudades. Ese partido congregaba a miles de personas, ya que ambos equipos eran rivales de primer nivel y el día anterior al partido, el viernes, los aficionados ya llenaban las calles y locales de la ciudad.

Accidentes, atascos y robos

La masificación era tal que se multiplicaban los sucesos: Atascos, accidentes de tráfico, aglomeraciones e incluso delitos. Para los policías era uno de los días más temidos, un no parar de trabajo, lo mismo que para los conductores de autobuses. Por eso comenzaron a llamarlo 'viernes negro' Black Friday.

Paralelamente los comerciantes vieron el negocio. Miles de personas en las calles de la ciudad y también en las tiendas, siempre que se supiera atraerlas. Por eso comenzaron a poner ofertas y descuentos para atraer a los aficionados de fútbol.

En pocos años comenzó la guerra comercial y los comercios y cadenas competían por los clientes mejorando cada año los descuentos y promociones. Y esos descuentos sirvieron de reclamo para miles de compradores a los que no les gustaba el fútbol pero aprovechaban los descuentos para viajar a Filadelfia.

Los comercios comienzan a competir por los clientes

Esas aglomeraciones hicieron que el término Black Friday se generalizara. El viernes siguiente al día de Acción de Gracias se convirtió en una pesadilla también para los empleados de comercio que no daban abasto y no tenían ni un segundo libre. 

El viernes después de Acción de Gracias, se convirtió así en la jornada de inauguración de las compras navideñas con significativas rebajas en comercios y grandes almacenes de todo el país.

Y entonces la idea se trasladó a otras ciudades. Había mucho dinero en juego y era mejor si se quedaba en casa. Comenzaron a implantarlo los municipios cercanos a Filadelfia pero después se extendió a todo el país, hasta que The New York Times lo institucionalizó en 1975 en un artículo y el Black Friday dejó de ser el viernes caótico de tráfico para convertirse en el mejor día de compras.

El Black Friday llega a España

En España comenzó a instaurarse con el auge del comercio online en 2010, aunque había muy pocos empresas que ofrecieran descuentos. Apple, Amazon y otros grandes multinacionales intentaron captar el dinero del consumidor español.

En 2013 se popularizó el término pero no fue hasta 2015 cuando prácticamente en todo el país se generalizó el término 'Black Friday', porque muchas empresas se sumaron a los descuentos. Había que sortear la crisis económica que no terminaba de acabar y parecía que todos los comercios y grandes almacenes se habían sumado a la fiebre del descuento y también los compradores, que recorren las webs y comercios en busca del chollo perfecto. 

Sin embargo, los importadores de las costumbres americanas, con Papá Noel y Halloween a la cabeza, no parece que esta vez lo tengan tan claro, ya que se han encontrado con una doble pega.

Por una parte, la organización de consumidores Facua alerta de que la mayoría de tiendas ofrece falsos descuentos en el Black Friday, ya que según los datos que se desprenden de una encuesta entre usuarios hay empresas que en los días previos incrementan los precios.


El 82% de los consumidores que han contestado a la encuesta considera que la gran mayoría de firmas falsean parte de los descuentos, mientras que el 10% cree que estas irregularidades son cometidas por la mitad de las empresas. El 7% asegura que son muy pocas las que ofertan falsos descuentos y sólo el 1% cree que ninguna incurre en estas prácticas.

La asociación de consumidores FACUA considera que estas irregularidades suponen un fraude a los consumidores y una práctica de competencia desleal con los establecimientos que aplican descuentos reales.

Y por otra parte, según el diario El País, no todos se apuntan al Black Friday y hay tiendas que pasan de las ofertas y de la presión de algunos consumidores, así como muchos comercios dicen que no pueden asumir bajadas de precios, y otros, simplemente, se niegan a hacer rebajas prenavideñas. 

A pesar de la presión de consumidores y grandes compañías con ofertas salvajes que van más allá del propio viernes negro, hay algunos negocios que se resisten al Black Friday y mantendrán sus precios. Esto ocurre con las marcas de lujo, que por su política de empresa no realizan promociones especiales. Así lo explican algunos responsables de comunicación De grandes marcas como joyerías de Madrid y Barcelona: “Nunca tenemos temporada de rebajas. Somos una marca de lujo con piezas únicas dirigido a otro tipo de clientes”. Lo mismo sucede con otras firmas como Louis Vuitton que se mantendrán al margen del viernes negro.

Hasta la semana que viene

jueves, 17 de noviembre de 2016

EL PLURIEMPLEO EN ESPAÑA

Hace unos días asistí a un debate sobre el pluriempleo actual y se me vino a la mente un post que escribí aquí hace ahora dos años sobre dicho tema, y lo voy a reproducir:

“Un chico viene a casa a instalarme la fibra óptica. Llega en una furgoneta sin rotular de la que saca una enorme caja de herramientas de esas preparadas para su arrastre vertical u horizontal, como las maletas trolley. La abre y aparece un montón de modernas herramientas y aparatos de medición propios de su oficio de mecánico-electrónico. Pero ni un rótulo en la ropa ni ninguna pegatina en parte alguna de la empresa que lo envía.

Enseguida cogemos confianza y entablamos conversación. Me dice que es autónomo, y le pregunto si trabaja en exclusiva para la Empresa que lo ha enviado para realizar el servicio. Dice que no tiene firmada ninguna exclusiva pero que él está convencido de que no debe trabajar para otras empresas, porque aunque legalmente pueda tener libertad de hacerlo no se quiere exponer, ya que ha percibido las consecuencias que trae y ha escarmentado en cabeza ajena. Por eso lo hace solo para esta.

Entonces le contesto que es un “falso autónomo” pero debo aclarárselo porque no parece que lo entienda. Le digo que su caso es el que predomina entre los trabajadores autónomos en España. Es decir, si trabaja en exclusiva para una empresa (la que lo ha enviado a mi casa) es un autónomo dependiente, pero él no lo sabe. Sin embargo, me confirma que la furgoneta y las herramientas son de su exclusiva propiedad: se las tuvo que comprar él para poder trabajar con la Empresa. 

Y enseguida me aclara que aunque le paga a un gestor todos los meses para que le lleve “todos los papeles”, la Empresa se brindó desde el primer día para llevarle los asuntos del IVA y la retención del IRPF. Es decir, la misma empresa es la que le prepara las facturas mensuales que él solo tiene que firmar.

Me dice que es consciente de que la Empresa no solo se lo ahorra en vehículos y herramientas, sino también en Seguridad Social y en pagas extras, y que por eso cuando llegó la Reforma Laboral comenzó por despedir a un montón de fijos, y para contentar a los sindicatos y que no se notara demasiado empezó con los temporales de 2x1 (uno en turno de mañana y otro de tarde, total 20 horas semanales cada uno). Pero luego pasó a contratar a los autónomos, y en ese paquete entró él.


Una vez comprueba que conozco el tema me pregunta mi opinión sobre la posibilidad de montar un negocio para importar teléfonos móviles de China y venderlos on line desde aquí, porque aunque tenga ese trabajo la cosa está fatal. Y quiere aprovechar su CIF de autónomo para que su compañera desde casa se dedique full-time al negocio y él pueda continuar ejerciendo su oficio de electrónico. 

Yo le hablo de que está comprobado que las “empresitas más rentables” actuales son las que su modelo de negocio consiste en un mix de comercio físico y virtual (on-line), empezado la mayoría de ellas por la de Internet y luego montándola cara al público. Y que, por otra parte, las últimas cifras que recuerdo dan fe de que el fenómeno del comercio on-line va a más en España, porque el último trimestre del año pasado subieron por encima de los tres mil millones de euros aprox., un 30% más que el año anterior.

En definitiva, cada cual sabe cómo le va la feria por muchas milongas que le cuenten los políticos. Pero de la misma forma que en los años 60 mucha gente tuvo que tirar de pluriempleo para salir adelante, ahora llevamos una buena temporada en una dinámica parecida. Lo que pasa es que así como entonces había trabajo de sobra para el pluriempleo porque todo estaba por hacer, ahora falta trabajo y no parece que vaya a sobrar en bastante tiempo hasta que no cambien los modelos productivos.

Pero incluso con la moda del emprendimiento se te hace muy raro que un trabajador no te pregunte cómo mejorar de empleo, sino tu opinión sobre si monta un negocio “para conseguir un sobresueldo” porque con lo que gana no le alcanza. Sin duda esta es otra particular visión sobre la creación de empresas.” 


Hasta la semana que viene

jueves, 10 de noviembre de 2016

EL FACTOR MULTIPLICADOR

(Comentarios leídos en un foro creado en Valencia con motivo de la celebración del 50 Aniversario de la fundación de la Facultad de Económicas y Empresariales. Los transcribo tal como los leí)

28-10-2016. 1:15

(Fernando) “Creo que uno de los principales problemas de este país es que los empresarios no saben cual es el final de la cuesta abajo al prescindir de trabajadores como en gasolineras, bancos, hipermercados, asesorías, aerolineas, compañías de autobuses, tiendas de tejidos, bares, oficinas de correos, estancos, etc.

Creo que empresas como amazon se están frotando las manos si intentan competir con ella vía costes salariales, lo tienen muy superado y tiene mas gente de la que necesitan, simplemente piensa en algo que se olvidó en España con la puñetera burbuja inmobiliaria, el largo plazo ya no nos suena bien, verdad?

Considero que el capitalismo esta agotado desde que los chinos globalizan con mejores armas que los europeos y para mas INRI aquí se consiente todo, en este país con su nula cultura empresarial la mayoría de las pymes trabajan mucho en negro y luego se quejan de que no hay ayudas.

Pero quien le pone el cascabel al gato, que empresario crea un sindicato del bien común a largo plazo y este año gana un 20-30% menos por no prescindir de trabajadores innecesarios sustituibles por drones, cajeros inteligentes, robots,...TENEMOS PARO, MUCHO DOLOR (el lema del foro)

02.05.

(Un Profesor) Fernando piensa que el excedente empresarial es un multiplicador keynessiano, con ese dinero el empresario cambiará las persianas de su empresa que antes no podía.

02:07.

(Fdo) Con todos mis respetos, creo que las persianas las comprará en los chinos y al persianero le pagará en negro para seguir ahorrando. Donde están los clientes? Donde esta el dinero, where is the money?

5-11-2016. 23:12

(Un lector algo escéptico) Lo verdaderamente dramático de la expulsión de los trabajadores del sistema laboral es que más de la mitad de los despedidos o jubilados anticipados son el "disco duro" de las empresas (los que se las saben todas) para seguir haciendo las cosas con conocimientos, tanto teóricos como en la práctica.

Y es que al empresario clásico le han vendido la moto de que las TICs pueden sustituir cualquier saber o conocimiento de la gente que conoce de verdad los secretos de las empresas (fórmulas mágicas, triquiñuelas, procesos internos y externos, etc.) O sea, los que conocen todos los trucos de la posible rentabilidad empresarial.

Pero es que a muchos de esos empresarios los únicos recursos que les importan son los humanos y sus nóminas para RESTARLAS de la empresa, y ahora los tecnológicos, aunque no les hagan falta, si el vendedor de tecnología les insinúa que pueden sustituir al factor humano. No te digo nada cuando empiecen (dentro de cuatro días) a proliferar esos robots, que si no cotizan todos a la SS el Sistema conseguirá lo que parece que pretende: sustituir las pensiones públicas por los planes privados, a mayor gloria de los bancos. (No parece que haya una explicación demasiado clara sobre lo que se quiere hacer para frenar el vaciado a toda velocidad de la hucha de las pensiones que se ha quedado en los huesos).


Fijaos que la ministra de trabajo sigue ahí, para que alguien defienda a capa y espada la Reforma Laboral, que le importa tanto al tendero de la esquina como a las grandes superficies. El Sistema quiere que la señora rociera culmine la obra iniciada para que dentro de cuatro años puedan haber millones de planes de jubilación privados.

Y ahora, para ambos. El profesor no ha pisado una empresa en su vida. A ese empresario no le hace falta arreglar la persiana de la fábrica, con tal de que pueda bajarla suavemente si algún día le tocan su Reforma. Lo que se ahorra con el trabajador que va a la calle no lo reinvierte en el crecimiento de la empresa fichando nuevos empleados, sino que le compra un Mini a su niña o paga su planazo de pensiones La persiana como tal le importa un pito. Y el factor multiplicador del consumo le importa menos todavía.

Y el alumno es un pajarito de nido, al que le falta mucha mili y llevarse unos cuantos desengaños por su osadía. Se ve que ha oído campanas pero no sabe ni por dónde le suenan. Con los chinos sufre una gran contradicción que lo tiene confundido, ya que por una parte dice que “globalizan” con mejores armas que los europeos. Será porque son más capitalistas, no? Pero por otro lado dice que el capitalismo está agotado. Algo no cuadra.

Con lo del “final del capitalismo”, le siguen sonando campanas. Y se demuestra que todavía no ha entendido nada. El Capitalismo tiene tanto porvenir como la Iglesia Católica (y los chinos son la prueba palpable), que en 2.000 años de historia ha superado todas las dificultades habidas y por haber. Son seguidos por millones y millones de fieles y su riqueza es inmensa. Pues el Capitalismo parece que lleva el mismo camino, incluso corregido y aumentado desde Adam Smith para acá.” THE END

Hasta la semana que viene

jueves, 3 de noviembre de 2016

LA OBSOLESCENCIA PROGRAMADA

Ahora se vuelve a hablar en España de la Obsolescencia Programada. Ahora que a la gente se les averían los artefactos domésticos y o se compra otro nuevo o a lavar al río, ya que al intentar repararlos es cuando el usuario se topa con algunas de esas desagradables sorpresas de la posventa actual, como por ejemplo, que no hay recambios, pero sobre todo que muchos aparatos están diseñados para no poder ser reparados.

El pasado viernes asistí a un encuentro sobre emprendimiento en el que dio una conferencia el escritor Alex Rovira, y en la misma nos recordó lo de la famosa bombilla que dura ya encendida en California la friolera de 110 años, lo cual significa que, si hay voluntad, es posible crear cosas que duren Sin embargo, ciertos empresarios diseñan sus productos o servicios de modo que se vuelvan obsoletos o inservibles tras un período determinado de tiempo. Para cierta industria, esta planificación encubierta del fin del ciclo de vida útil de un producto o servicio estimula positivamente la demanda, al incitar a los consumidores a comprar nuevos productos si desean seguir utilizando algo similar. 

“Reparar un frigorífico ya no vale la pena. La mayoría de averías son por fugas de gas que no las podemos localizar porque las tuberías están incrustadas dentro de los muebles, y cada vez es más difícil desmontarlos. Hace años se podía llegar a cualquier pieza, pero ahora son todo obstáculos”, explica Txelio Alcántara, técnico del taller. “También cada vez es más difícil arreglar aparatos pequeños. Les ponen tornillos de seguridad, que solo giran para cerrar, y ni siquiera podemos abrirlos””. 

Todo esto puede valer para España, porque al estar sometidos a un permanente desfase histórico respecto a los países punteros, hasta hace bien poco no nos hemos enterado de que en USA se habían quemado todas esas etapas. En la primera mitad de los 60’, en pleno Desarrollismo, aquí no se miraba la calidad, y como al cliente le faltaba de todo compraba lo que fuera, por lo que entre los consumidores prosperó la cultura del “todo vale” y muchos empresarios decían (como los fenicios) que el buen paño en el arca se vende: Es decir, que con toda seguridad la gente vendría a comprarle, pero el precio lo ponía él. 

A su vez, muchos estaban adelantando, sin saberlo, una obsolescencia programada, porque los productos se fabricaban sin exigencias ni criterios de calidad y duraban el tiempo que duraban. Pero de cualquier forma, dominaba la oferta; es decir, mandaba el empresario. Por tanto, estábamos inmersos en un Mercado de vendedores.

Pero después de la Crisis del Petróleo (mediados los 70’) los precios de las materias primas subieron y el fabricante repercutió el aumento de los costos en el producto final. Aquello alertó al cliente que comenzó a prestar atención a la relación Calidad-Precio del producto y, no se sabe en qué momento exactamente pero todo cambió, y se pasó a Mercado de compradores. Mandaba el cliente.

Y menos mal que aquí no hubo ningún diseñador como el norteamericano Brooks Stevens, que nos remonta a 1932, cuando, junto con el empresario Bernard London, propuso terminar con la crisis de la Gran Depresión a través de la obsolescencia programada, obligándola por ley (aunque nunca entró en vigor). Su objetivo era obligar a las fábricas a producir objetos que se deterioraran pronto y que tuvieran que ser sustituidos por otros nuevos para reactivar la demanda; poder mantener la actividad industrial y acabar con el desempleo.


Pero aunque dicha ley nunca se llegó a imponer, este sistema se tomó como modelo de negocio en muchas empresas, especialmente en las eléctricas y relacionadas con esta. Brooks Stevens alcanzó su mayor popularidad en 1954, cuando el diseñador dio una conferencia sobre lo que suponía la nueva producción en masa y lo que implicaba económicamente una producción más barata y con precios más bajos. La cual la culminó con una frase que quedó grabada a fuego:

“UN ARTÍCULO QUE NO SE ESTROPEA ES UNA TRAGEDIA PARA LOS NEGOCIOS. LA OBSOLESCENCIA PROGRAMADA TRATA DE SEDUCIR AL CONSUMIDOR.” 

Por eso no es de extrañar que por esas mismas fechas (principios de los 50’) algunas Universidades USA, con Harvard a la cabeza, comenzaran a desarrollar nuevas técnicas comerciales que fueron el embrión del Marketing, el cual fue fundado por Theodore Levitt en 1950, “para orientar a los productos al consumo y promocionarlos hacia las masas”, con los medios de la época: revistas, cine, radio...

Así, coincidiendo con los esfuerzos de muchas empresas, sobre todo industriales, en su afán de “vender como sea” apareció el Marketing, por lo que se hace difícil valorar si su objetivo primario era satisfacer las necesidades de los clientes (que eran muchas) o tratar de inducir a los consumidores hacia nuevas necesidades creadas por el propio Mkt.

El contramarketing a esa situación trató de implantarlo el abogado Ralph Nader (1934), más tarde llamado “El defensor del consumidor”, que para empezar por dar ejemplo de sí mismo en la cuestión consumo y moda, cuando se licenció del ejército en los años 50’, en el cual permaneció seis meses, compró en el economato de su regimiento doce pares de zapatos, con los cuales tuvo calzado hasta bien entrado los años ochenta. 

Hasta la semana que viene.

Mi foto
Empresario y consultor Sénior, y todavía emprendedor, que a pesar de mi formación universitaria en Derecho; de mi larga trayectoria empresarial; de tantos cursos y seminarios en Marketing, Diseño o Innovación, y de un Máster en Creación de Empresas Innovadoras, de lo que más orgulloso me siento es de colaborar con organismos como el CEEI, la Cámara de Comercio o Secot para poder poner mis conocimientos y experiencia al servicio de una juventud que está obligada a emprender pero que a su vez está muy necesitada de Formación Empresarial y, sobre todo, Comercial.