domingo, 26 de febrero de 2017

Los consumidores plantan cara a las marcas

Las denuncias por abusos empresariales colapsan los juzgados frente al creciente poder de las empresas.

María Fernández. 26-2-2017

(Por el interés que puede suscitar reproduzco aquí un extracto de este artículo de El País Negocios del domingo) 


Según un estudio sobre la vulnerabilidad del consumidor de la UE elaborado por la Comisión, los españoles están entre los europeos peor parados. Más de la mitad son incapaces de comparar productos en el sector energético, el 32% se siente indefenso frente a los abusos, el 55% encuentran “serias dificultades” para valorar diferencias entre productos financieros. 

La huella de un analfabeto estampada en un contrato de venta de participaciones preferentes a modo de firma —algo que ocurrió en 2007 en Galicia— quizá sea el ejemplo más desgarrador de una época de prácticas de comercialización vergonzosas que ahora dirimen los juzgados y que, según la CNMV, todavía continúan.

Al otro lado de la barrera están los consumidores representados en asociaciones, organizados en plataformas de afectados, como activos usuarios de redes sociales o agrupados por demandas ante la justicia. Siempre juegan con la peor mano de la partida de póquer contra las empresas. “Pasamos de reglamentar todo en los años ochenta a encontrarnos con verdaderas estafas”, reflexiona Ana Ceballo, de la Asociación General de Consumidores (Asgeco).

“Los grandes tienen sus propios lobbIs, se escapan como se han escapado siempre…, por eso creemos que es mejor prevenir, que cada uno sea responsable con su consumo”. Antes pesaban más las reclamaciones sobre transportes; ahora son los servicios financieros los que están en lo alto del podio de las quejas, seguidos por la telefonía, la publicidad engañosa y las compañías aseguradoras.

Cólera social

Entre 2010 y 2012 estalló la cólera social: las reclamaciones en España no bajaban cada año del millón y medio. Ahora apenas superan el millón, según datos del Consejo de Consumidores y Usuarios (2015), donde están representadas las 10 entidades más importantes del país. Y donde hubo un tiempo en el que también se sentaba el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, encarcelado por presuntas extorsiones a entidades financieras mientras agitaba la bandera de la defensa de los usuarios. Porque el propio sistema asociativo tiene grietas, y algunas son profundas. “Nos ha hecho daño, pero no todos somos Ausbanc”, defiende Ileana Izverniceanu, responsable de relaciones institucionales y comunicación de la OCU. 

Futuro difícil 

Para tristeza de los ciudadanos, los expertos avanzan que los abusos de hoy no serán los de mañana. “Lo próximo estará en la inteligencia artificial aplicada a la robótica.

Cuando tu coche conduzca solo y tenga un accidente, ¿qué pasará? ¿Y si tu frigorífico pide cinco kilos de yogures sin tu consentimiento?”, ilustra Ceballo. Sin ir tan lejos, advierte de los nuevos peligros que acechan. “Hay que tener cuidado con las aplicaciones financieras. Le estamos dando toda nuestra información a alguien que no conocemos”. Sin embargo, no ve grandes males derivados de la economía colaborativa. “Está muy pegada al consumidor”.

En compras online surgen miles de dudas y de estafas, como el conocido phishing o suplantación de identidad. Como dice Rubén Sánchez, “el fraude es como la energía, ni se crea ni se destruye, se transforma”. Pone como ejemplo una demanda que Facua tardó cuatro años en ganar: la del redondeo al alza que hacían las compañías telefónicas al cobrar el primer minuto independientemente del tiempo consumido. “¿Qué hicieron luego las operadoras? Subieron las tarifas de forma unilateral e ingresaron más que antes. Lo mismo pasará con la banca: si no pueden aplicar cláusulas suelo, montarán una fórmula para ganar márgenes”. Al final es un juego de suma cero. “Pero tenemos que seguir peleando, esto es tan antiguo como la lucha de clases”.

DE CONSUMIDORES A "PROSUMERS"

¿Cuál es el mejor Jamón York? ¿Y el mejor caldo envasado? En El Comidista, el blog de Mikel López Iturriaga que consultan miles de personas, distintos expertos destripan en catas a ciegas las miserias de las marcas más conocidas del mercado. “Reflejan la opinión de una persona que tiene un conocimiento determinado sobre un tipo de productos. Con estas explicaciones pretendemos a que la gente aprenda a ver por sí misma si un alimento es bueno o no”, explica Iturriaga. “En ningún caso compararía lo que hacemos con las catas mucho más técnicas y rigurosas [en referencia a los análisis de laboratorio que realizan algunas asociaciones de consumidores]”. La clave, cree, está en mantener la integridad, “y decir las cosas que están mal con independencia. Si las marcas pagaran por esto sería un despropósito. Algunas nos han hecho alguna corrección a posteriori, desde el respeto. 

Otras se han dirigido a nosotros para intentar mejorar, y creo que es la actitud correcta ante este tipo de críticas”. 


Hasta la semana que viene.

martes, 14 de febrero de 2017

LLAMAMIENTO EMPRENDEDOR AL G20

El Centro de Estudios EY tiene una web que se dedica a emitir informes relevantes, tanto desde el punto de vista sectorial como macroeconómico, legal o fiscal. También invita a conocer la visión de sus expertos sobre temas claves para las empresas españolas.

Y hace unos días emitió un buen informe para que los líderes del G20 tomen medidas para fomentar el Emprendimiento entre los jóvenes, y que por su interés traigo ahora aquí.

“Es un momento decisivo para impulsar el emprendimiento entre los más jóvenes. Por eso, los líderes del G20 tienen una oportunidad única para aumentar el respaldo hacia este colectivo, con políticas que aseguren que la disrupción digital representa un estímulo y no un freno para sus planes de desarrollo de negocio.

El estudio Digital Disruption – Threat or Opportunity for Entrepreneurship, identifica las prácticas y políticas que potencian en mayor medida el desarrollo de las iniciativas de los jóvenes emprendedores, y compara el rendimiento digital de los emprendedores de las naciones del G20. Desde EY proponemos once recomendaciones para fomentarlo, que englobamos en cinco grandes áreas:

Acceso a la financiación


1 Respaldar el desarrollo de la financiación de compañías emergentes y de proyectos como las incubadoras o las aceleradoras de startups para jóvenes emprendedores. 

2 Reducir barreras a la inversión para favorecer el acceso de los jóvenes empresarios al capital extranjero. 


Cultura emprendedora 

3 Introducir el emprendimiento como especialidad académica en los colegios, universidades y escuelas de negocios. 

4 Involucrar a la industria en labores de educación, asesoramiento y entrenamiento en el ámbito tecnológico, digital y de gestión de empresas. 

5 Proteger la propiedad intelectual de los jóvenes emprendedores con disposiciones específicas que fomenten la innovación y la colaboración con grandes organizaciones e inversores.


Entorno digital para los negocios


6 Desarrollar un visado para emprendedores entre países del G20 y promover el desarrollo de redes de apoyo para los nuevos emprendedores en los países que actúan como anfitriones en el G20.

7 Establecer directrices claras en términos de seguridad y privacidad de datos, incluyendo el uso, los derechos y la calidad.


Habilidades digitales y educación emprendedora

8 Enseñar el emprendimiento desde la escuela hasta las universidades y escuelas de negocios y priorizar la enseñanza de materias de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés), especialmente para las estudiantes femeninas .

9 Promover la labor de mentor de jóvenes emprendedores y programas de entrenamiento con la industria y con las redes de emprendimiento.


Base de conocimiento digital y mercado TIC

10 Fomentar la creación de centros digitales y el desarrollo de redes entre los distintos grupos de interés, incluyendo aquellos con un enfoque sectorial o urbano, así como proyectos de mentor y entrenamiento de emprendedores.


11 Respaldar la colaboración entre la universidad y los emprendedores, incluyendo incentivos para los centros universitarios. 

El estudio de EY también compara el rendimiento digital de los emprendedores de las naciones del G20 a través de un barómetro digital que identifica las prácticas y políticas que potencian más el desarrollo de las iniciativas de los jóvenes emprendedores en etapas de disrupción como la actual. 

EEUU lidera el ranking en las categorías de cultura emprendedora, habilidades digitales y educación emprendedora, conocimiento digital y mercado de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), mientras que Reino Unido es el número uno en entorno digital para los negocios y Canadá, en acceso a financiación. 

El informe concluye que Alemania es el segundo país más importante del G20 en cultura emprendedora y el tercero en conocimiento digital. Francia, por su parte, aparece como la economía europea que ofrece un mejor acceso a financiación para los emprendedores y cuya población muestra mejores habilidades digitales y mayor educación emprendedora. 


Hasta la semana que viene

lunes, 6 de febrero de 2017

MÁS VALOR POR DINERO

Hoy puede parecer una utopía pero el futuro empresarial pasa por la micro-empresa, porque el Trabajo por Cuenta Ajena parece que sigue sin dar una respuesta adecuada. Las cifras del año pasado hablan de cientos de miles de nuevos puestos de trabajo, pero si le preguntas a los que están en el secreto de la cuestión te dicen que donde antes trabajaba uno las 40 horas/semana ahora trabajan dos por 20 horas cada uno para hacer lo mismo. Lo que pasa es que incluso uno de los dos (o los dos) es/son autónomos y eso “que me ahorro”.

Pero a pesar de que la desesperación de casi la mitad de los jóvenes españoles esté justificada y solo vean el extranjero como única salida laboral, los que se sientan capaces deberían tratar de crear sus propios negocios, ya que esta parálisis política española ante el Emprendimiento, a pesar de la propaganda en las teles y radios más o menos oficiales, junto con los concursos patrocinados por algunos bancos tiene que cambiar algún día no demasiado lejano.

Hasta hace poco se creía que el fracaso de tantas empresas nuevas solo se debía a su escasa financiación, y es cierto que sin recursos, buena parte de los emprendimientos son irrealizables, pero si alguien tiene motivación emprendedora y quiere montar un negocio en serio el dinero para comenzar puede salir de aquí o de allá.



Sin embargo, hay expertos que afirman que entre el 75 y el 80% de las Baby Business (negocios nuevos de entre 3 y 42 meses) no superan ni el primer año de vida porque sus emprendedores o no tienen la mínima preparación empresarial o no conocen el sector en que se meten, o esos negocios solo son “más de lo mismo”.

Esa ignorancia o atrevimiento, responde a un despiste que no es más que la gran Desorientación Comercial que sufre el personal, incluidos los universitarios, por la nula o escasa formación comercial recibida, lo que les imposibilita para percibir si el negocio a emprender puede ser viable y/o rentable. Porque estos nuevos “empresarios” pueden conocer relativamente bien la técnica del negocio, pero la Cuestión Comercial es algo muy distinto. Así que en cuanto comienzan a gestionar la empresa resultan demasiado vulnerables para la clientela.

Una clientela dominada hoy por el Nuevo Consumidor, que además de conocer las costumbres que llevan siglos establecidas tiene las ventajas que le ofrecen las TIC y las redes sociales. Así es que van muy por delante de muchas marcas, de las que ya no quieren ni oír hablar porque están hasta el gorro de ellas.. Por lo que lo de la "fidelización del cliente" lo podríamos considerar como una zarandaja más de las muchas que hay por el estilo. El consumidor lo único que quiere hoy es recibir “Más Valor por su dinero”.

Hasta la semana que viene.

Mi foto
Empresario y consultor Sénior, y todavía emprendedor, que a pesar de mi formación universitaria en Derecho; de mi larga trayectoria empresarial; de tantos cursos y seminarios en Marketing, Diseño o Innovación, y de un Máster en Creación de Empresas Innovadoras, de lo que más orgulloso me siento es de colaborar con organismos como el CEEI, la Cámara de Comercio o Secot para poder poner mis conocimientos y experiencia al servicio de una juventud que está obligada a emprender pero que a su vez está muy necesitada de Formación Empresarial y, sobre todo, Comercial.