lunes, 30 de diciembre de 2013

BALANCES Y DEBATES

Son días de resúmenes anuales con sus correspondientes discursos, la mayoría de ellos calcados de años anteriores. Los mismos tópicos con dudosas matizaciones, en los medios de siempre y por idénticos oradores. Es decir, salvo honrosas excepciones, “igual que el año pasado“, que diría el castizo. 

Por eso muy pocos se atreven a hincarle el diente a la patética y cruda realidad. Pero a veces surge algún amateur, alguien que no tiene porqué seguir la hoja de ruta establecida, ya que ni come ni bebe ni… a costa del erario público, y con ingenua sinceridad escribe lo que le pasa por su teclado, ajeno a que está desmontando el discurso de tantos aprovechados y paniaguados. 

El pasado día 19 me vi en una de ésas. Entré en el Blog de Economía y Política Económica del foro de Rankia, al que desde hace años cuando tengo un rato me asomo y si el tema merece la pena hasta me atrevo a dejar mi opinión, como en esa ocasión. 


DEBATE: ¿Qué va a pasar con los jóvenes de hoy día? 

Villegasf94 19/12/13 (18:01) 

“Hola, no sabía bien donde poner este post, pero como el tema del que hablo está relacionado con la mala situación económica del país pues he decidido ponerlo aquí. 

Bueno, mi pregunta es simple, ¿Qué creéis que va a pasar con la "Generación de los 90"? 

Veréis, yo tengo 19 años (del 94) y bueno yo he tenido la suerte de estar trabajando desde los 15 años pero ahora me he quedado parado y me he puesto a buscar trabajo y... NADA... ahora mejor que nunca entiendo la situación por la que está pasando este país... Esto me hace hacerme muchas preguntas, como por ejemplo, ¿Si no hay trabajo para los jóvenes, que pasa con las personas de 30-40 años? que al fin y al cabo son las que más responsabilidades tienen (Cabezas de familia), imagino que lo tendrán casi imposible a la hora de encontrar trabajo... 

Bueno teniendo en cuenta todo esto, ¿Qué va a pasar en este país dentro de 20-30 años? Si los jóvenes de hoy en día no trabajamos, no podremos ahorrar ni cotizar, entonces, sin ahorros y sin cotización, ¿Qué nos quedará? ¿Qué cobraremos a los 67 años? 

La verdad es que ahora mismo, pensando en el futuro del país, me parece que este es el problema más grave que tenemos ahora... ¿Qué pensáis de este tema? ¿Cuál creéis que es la solución a este problema?” 

M… (M. Soy yo), en Respuesta a Villegasf94 20/12/13 (15:58) 

“Hola, amigo Villegas 

Bienvenido al club. No te has equivocado de blog al colocar tu post; todo lo contrario: aquí estás en el lugar adecuado, solo tienes que ver con la amabilidad que te han acogido algunos “carrozas” de este grupo, a los que me sumo. Sería difícil que pudieras encontrar mejor trato que aquí. 

A mí personalmente me parece casi un milagro que un joven de 19 años (que si ha trabajado desde los 15 no debe haber pisado una Universidad) se atreva a plantear cuestiones tan peliagudas como la sostenibilidad futura del empleo y de la Economía Española, con las difíciles connotaciones que el tema conlleva. 

Sin embargo, el Sistema actual se ha pasado siete pueblos y los más perjudicados (que cada día son más) no lo soportarán de manera indefinida. Ni las empresas ni los empleos ni la política económica o social podrán continuar lo mismo que ahora durante otra generación. Es racionalmente imposible. 

Así, ¿por qué el siglo XXI no podrá asistir a una especie de Nuevo Renacimiento en favor de una más justa distribución de las rentas, si en la Edad Media tras seis siglos de oscuro dominio en Europa, el Sistema Feudal, que parecía eterno, también cayó fruto de sus propias contradicciones? 

Saludos cordiales, y encantado de leerte en este foro. 

Villegasf94 en respuesta a M,,, 20/12/13 (18:37) 

“Hola M…, gracias por tu respuesta. 

Bueno, el hecho de que yo empezara a trabajar a los 15 años se debe a que yo con esa edad ya pensaba en mi futuro económico (impropio de un chaval de 15 años) y tampoco es que me gustasen mucho los libros, así que escogí dejar los estudios y ponerme a trabajar... No sé si ha sido un error o no dejar los estudios... en un principio se puede pensar que si, ya que de cara a mi futuro es algo muy importante, pero también tengo que decir que si tengo algún dinero ahorrado es "gracias" a que decidí ponerme a trabajar con tan temprana edad... 

Bueno también comentas que esta situación que vivimos es un ciclo, una fase... Puede ser que esta situación no dure para siempre pero pueden pasar muchos años (10-15 años, no lo sé...) hasta que el mecanismo económico del país vuelva a funcionar como debe pero a mi me da la sensación de que la generación de los 90 nos tocará ser una especie de "Liquidadores" es decir, nosotros tendremos que pasar este chaparrón, vivir explotados laboralmente (sueldos de risa y demás) pasar todo esto para que la siguiente generación (2010-2020) se encuentre un país solventado y funcionando como debe... 

La verdad, espero que estos sacrificios que estamos haciendo los jóvenes de hoy día (Dejar de estudiar, trabajar explotados cobrando sueldos de risa y encima no se puede ahorrar...) no sean en vano para nosotros mismos... me gustaría que las siguientes generaciones disfruten de un pais en condiciones, pero también me gustaría que mi generación probara este plato... 

S2” 

M… en respuesta a Villegasf94 20/12/13 (20:49) 

“Hola de nuevo, Villegas 

Muchas gracias por tu respuesta, la cual me reafirma en lo que intuí al leer tu post de entrada a este hilo: muy pocas personas mayores, incluso con estudios superiores, tienen ese grado de madurez que tú demuestras. Así que deberías sacarle partido y no desaprovecharla. 

Yo me atrevería a recomendarte que antes de plantearte cualquier solución drástica, como irte a trabajar al extranjero (una de las pocas salidas laborales que os están quedando), deberías intentar hacerte empresario. Sin entrar en más detalles te lo digo con conocimiento de causa. Aprovecha el tiempo que estés parado para prepararte lo mejor posible. Los estudios para emprender no son pesados porque son muy específicos. Hazme caso: siempre me lo agradecerás. 

Tienes una serie de cualidades que muchos “emprendedores por necesidad” (la mayoría fracasos seguros) quisieran poseer. Le llevas ocho o diez años de ventaja a los chicos de tu edad (eso es casi un don divino). Tienes ambición económica. Tienes tres años de experiencia en el trabajo. Tienes personalidad. Tienes unos ahorros. Y no quieres ser explotado. 

Pues bueno, salta la barricada, y sin tener que explotar a nadie tú podrías ser uno de esos “liquidadores” desde el otro bando, porque si España va a necesitar algo para la época de enormes cambios que se avecina (coincido contigo: una quincena) serán nuevas promociones de Empresarios profesionales, que cuando hablen de competitividad sepan lo que dicen, porque muchos ni siquiera saben cumplir las premisas básicas de su oficio en dirección, organización o comercial. 

Así, creen que para ser competitivos solo se pueden bajar los costes a base de reducir los laborales o echar gente a la calle, la forma más fácil y rápida, lo cual no es ninguna ventaja competitiva ni diferenciadora; todo lo contrario, porque es lo mismo que hacen la inmensa mayoría de empresarios. 

Saludos cordiales y a tu disposición.” 


Y así acabó este amistoso coloquio. 

Hasta la semana que viene. 

lunes, 23 de diciembre de 2013

LA PEDREA LABORAL

La Lotería Nacional es uno de los juegos de azar más populares de España, y tiene una tradición centenaria y un gran arraigo en la sociedad española, sobre todo el sorteo de Navidad. Depende de Loterías y Apuestas del Estado (LAE) que a su vez depende del Ministerio de Hacienda.


En noviembre de 2012 Las Cortes aprobaron un impuesto del 20% a los premios superiores a 2.5oo euros en el último sorteo del año, que entraría en vigor en la próxima Navidad de 2013. José Miguel Martínez, Presidente de la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado, a los pocos días de aprobada la Ley dijo que consideraba que este tributo era un impuesto a la solidaridad, “puesto que ayudará a mejorar la situación que está atravesando España a causa de la crisis.” 

Estas palabras infundieron grandes esperanzas en muchos parados, siempre atentos a cualquier noticia positiva, y creyeron que en algo se notaría ese montón de millones de euros extras generados por el nuevo tributo solidario

Así, durante todo 2013, estuvieron pendientes de todas las noticias económicas que generaba el Gobierno, esperando que antes de acabar el año los sorprendieran por lo menos con “una pedrea”: una desgravación fiscal a las empresas que contrataran parados jóvenes o de larga duración o que trajeran a los emigrantes españoles que vivían en precario en el extranjero. O una exención de cotización a la Seguridad Social a las mismas empresas. 

Algo, algún detalle que supusiera “un caramelo” para ese Empresariado que cree que solo puede subir su competitividad bajando los costes laborales a base de reducir el número de empleados o sus salarios y cotizaciones, por lo que en la mayoría de los casos a los pocos que contrata les hace un contrato Mercantil, no Laboral por un tiempo concreto, generalmente de un año de duración. 

Así que el trabajador es un Falso Autónomo que trabaja en exclusiva para una sola empresa, a la cual le factura mensualmente sus ingresos con la Retención correspondiente y que se paga la cotización a Autónomos, para que la empresa se ahorre su cotización a la SS y el pago del IRPF. 

Pero había pasado el tiempo y el famoso Impuesto Solidario de la Lotería no se notaba nada en absoluto, ni se habían tomado ningún tipo de medidas, y nadie desde Hacienda se dignaba aclarar cuál era o sería el destino de las cantidades generadas por dicho impuesto. 

Y eso que un asesor del Ministerio que tenía un cuñado en una empresa especializada en venta de loterías por internet, le había hecho llegar al Subsecretario del Ministerio que ese invierno los españoles iban a gastar un 26 % menos en el sorteo de Navidad desde el inicio de la crisis, un gasto medio por persona de unos ridículos 38 euros. 

Además, la empresa de su cuñado había detectado que todo se debía a que la gente estaba hasta el gorro de la prepotencia de los políticos en las cuestiones de dinero. Parece que la solidaridad no es precisamente su fuerte.


Hasta la semana que viene. 

lunes, 16 de diciembre de 2013

EMPRENDIMIENTO EMPRESARIAL Y EMPLEO

Quienes entienden de estas cosas opinan que el oficio de emprender está llamado a triunfar, porque parece hecho a la medida de las personas creativas, voluntariosas, innovadoras y con una buena visión para percibir oportunidades de negocio donde los demás no las ven. También creen que dichas capacidades son suficientes para hacer rentable a una empresa, por lo que el emprendedor sería el embrión de un empresario de éxito. 


O sea, el emprendedor tendría una doble misión: crear la empresa y conseguir su rentabilidad. Sin embargo, muchos emprendedores que tienen demostradas dichas cualidades, necesarias para crear una empresa y ponerla en marcha, cuando se enfrentan a la cruda realidad de la gestión diaria notan que carecen del suficiente sentido de los negocios para seguirles el hilo a los clientes, y ese es, sin duda, el principal motivo de fracaso de muchos emprendedores, pero también hay que decir alto y claro que otros logran consolidarse como empresarios. Así que parece que viene a cuento el post que escribí aquí mismo el pasado 9 de septiembre



Y en este sentido, hay que decir que los que aportamos nuestro granito de arena para colaborar en la solución de los graves problemas de desempleo en España por la vía del emprendimiento empresarial, contamos con el inestimable apoyo del profesor de ESADE Business School, Javier Santiso, promotor de las conferencias Start Up Spain, que nacieron en noviembre de 2011, con la colaboración de la Fundación Rafael del Pino y Campus Party Spain que han acogido a más de 3.500 asistentes presenciales y a casi 2.000 más vía live-streaming en sus últimas seis ediciones, entre los que había emprendedores, business angels, family-offices, llegando a casi 500.000 cuentas en Twitter, del que fueron trending topic

Todo esto hay que decirlo procurando amplificarlo al máximo, para que la gente que lee estas líneas y otras similares, sobre todo fuera de España, tenga conciencia de que hay algo más que las noticias negativas que les llegan sobre España a través de los medios, especializados o no, y las frías estadísticas recogidas, entre otros soportes, por los informes anuales del Proyecto GEM (Global Entrepreneurship Monitor). Así, en El País Negocios de ayer domingo, el mismo Javier Santiso, escribe un magnífico artículo titulado ¿Salvarán las “star-ups” a España?, el cual desde mi punto de vista es de lectura obligatoria por el personal interesado en estos temas, y debería merecer la máxima atención por parte de las Administraciones Públicas Españolas. 

En este artículo, el profesor Santiso propugna, con ejemplos claros y concretos, acabar con la larga lista de mitos negativos que obran en contra del Emprendimiento en España. En dicho escrito destacan varios párrafos que enlazados entre sí podrían dar lugar a todo un curso de abolición de estereotipos emprendedores para poner las cosas en el sitio que realmente les corresponden hoy. Por ejemplo: 

“El mapa de España está salpicado de brotes empresariales sorprendentes. Con la crisis también nos llegó otra muestra de vitalidad: una explosión de emprendimiento. Un indicador de ello es el brote de aceleradoras de startups creadas de la mano privada. Así, desde 2008, han surgido más de 30 aceleradoras, prueba de la vitalidad emprendedora del país. Esta tendencia no es específica a España: en toda Europa estamos registrando este empuje. Hoy en día hay más de 260 aceleradoras en las 10 principales economías del continente (más que las 200 existentes en EE UU). Entre 2007 y 2013, el número de aceleradoras ha crecido en Europa nada menos que un 400%, algo inédito. Y más sorprendente quizás todavía: España, con un total hoy de 38, se coloca por delante de Francia y Alemania; es, de hecho, el segundo país europeo en número de aceleradoras e incubadoras, por detrás de Inglaterra (50) y no muy lejos de Israel (44)… 

… Empresarios del país también apostaron, con sus fortunas personales, por las startups como es el caso de Juan Roig que ha creado Lanzadera, una aceleradora asentada en Valencia desde su family office. En Madrid, José Manuel Entrecanales ha transformado su fundación en un vehículo de financiación para apostar y apoyar por startups. Todas estas iniciativas no sólo son llamativas sino que necesarias: colocan nuestro país en una senda que es la adecuada. Si queremos pasar de la era de las naranjas a la del Nasdaq —como ha hecho Israel, que pasó de exportador de cítricos a exportar masivamente tecnología e innovación— todas éstas iniciativas sumarán (y necesitaremos más)… 

…Necesitamos más emprendedores y más empresarios. Ambos son necesarios. Sobre todo necesitamos más startups para contestar a esta pregunta fundamental: ¿Qué país queremos ser? El país de las naranjas y de los casinos, del sol y de la playa, o también el país que coloca empresas en el Nasdaq, golea con emprendedores, y se alza en primera liga mundial de la innovación, la tecnología y el valor añadido. Ambos no son incompatibles. Es más: casi todas nuestras grandes tecnológicas y startups están vinculadas al mundo del ocio y del turismo (piénsese en Amadeus, Vueling o eDreams). ¿Quizás habrá aquí una cantera de cara al futuro? 

Cuánta razón tiene. 

Hasta la próxima semana.

lunes, 9 de diciembre de 2013

SALARIOS Y PRODUCTIVIDAD


Hace unos días, el Servicio de Estudios del BBVA, en un informe de 26 páginas titulado “¿Puede la moderación salarial reducir los desequilibrios macroeconómicos?”, publicado por el BBVA Research y elaborado por el economista Rafael Doménech y el profesor de la Universidad de Valencia, Javier Andrés, afirmaba que una reducción del salario real del 7% haría aumentar el empleo un 10,4% y el PIB un 8,3%, abogando por la flexibilidad salarial porque es la fórmula con efectos "más rápidos" para acelerar la salida de la crisis económica.

De esta forma lo contempla el informe, opinando que dado el elevado desempleo de la economía española, la moderación salarial es una "condición necesaria" para acelerar la creación de empleo a corto plazo, ya que haría crecer el número de puestos de trabajo en mayor medida de lo que disminuiría el salario medio, con lo que al final repercutiría en un aumento de las rentas salariales y de la demanda interna. 

El informe intenta desmontar de esta forma la teoría dominante que propugna los efectos negativos de la moderación salarial cuando argumenta que provocaría una reducción de las rentas de los hogares, un menor consumo privado y una menor demanda. El BBVA asevera que esta es una "visión parcial" de la economía que no tiene en cuenta el efecto del salario sobre el empleo, como precio del factor trabajo. 

Además, la reducción del 7 % no implicaría una bajada de todos los salarios ya que algunos sueldos de trabajadores ocupados "ya están ajustados a su productividad". Y es que para estos analistas, los salarios deberían aumentar o disminuir en función de las variaciones de la productividad, y además los desempleados que encuentren un empleo también deberían reducir su salario a la productividad del nuevo puesto de trabajo. "Cuanto más flexibles sean los precios, más rápida será la creación de empleo", indica el estudio.


Sin embargo, la pregunta del millón podría ser ¿cómo se puede obligar a las empresas a utilizar el diferencial por un descenso de salarios en contratar más trabajadores sin que puedan destinar ese dinero a otro fin? A partir de ahí, las recomendaciones de estos expertos son más que discutibles

En ese orden de cosas y mirando por aquí y por allá he encontrado en el foro de Rankia este ejemplo, con el que estoy totalmente de acuerdo y me permito transcribir aquí: 

“Según el servicio de estudios de un colegio de primaria: 
- Tengo 10 empleados y les pago 1000€: Me cuestan 10.000 €uros/mes 
- Tengo 10 empleados y les pago 930€: Me cuestan 9.300 €uros/mes 
- He ahorrado 700 € con los cuales puedo contratar a un trabajador nuevo porque cobrará menos. 
- Ahora tengo 11 empleados, un 10% más. 

No es un problema de productividad o salarios altos, es un problema de DEMANDA. Cuando las empresas empiecen a vender más comenzarán a necesitar más gente, antes no. Por mucho que bajen los salarios si el empresario está trabajando por debajo de su capacidad nunca va a contratar a nadie. 

Un ejemplo claro es la construcción. En la burbuja se pagaban salarios bastante altos, y no había paro. Ahora esos mismos salarios son mucho más bajos y sin embargo hay mucho paro en el sector. 

Supongo que los del BBVA habrán hecho unas cuentas más complicadas, pero resumirlo todo a que hay que bajar los salarios es demasiado simple. Mientras no se incremente la demanda no habrá contrataciones, y la demanda no va a aumentar porque no hay dinero ni lo habrá. El consumo que nos correspondía para los próximos años lo adelantamos mágicamente vía crédito, así que ahora el dinero que tenemos no sirve para consumir sino para pagar lo que ya hemos consumido.” 

Pero la Productividad es la relación que existe entre los Resultados Conseguidos y los Recursos Utilizados, medida en Unidades de Producto o en Dinero. Es decir: 

  
           Productividad = RESULTADOS CONSEGUIDOS / RECURSOS UTILIZADOS 


Y si hacemos una sencilla clasificación, tenemos los siguientes tipos de Recursos: 

-Recursos materiales: 
Son las construcciones, como naves y oficinas; maquinaria y equipos, herramientas, materiales consumibles, materias primas, etc. 

- Recursos financieros: 
Son los monetarios: el dinero en caja o bancos, créditos, cuentas pendientes de cobro… 

- Recursos humanos: 
Son las personas que trabajan en la empresa desde el director al último operario. 

- Recursos tecnológicos: 
Son todos los elementos que la empresa utiliza para colocar sus productos en el mercado, así como para planear, organizar, dirigir y controlar sus actividades. 

Bien, ¿por qué cuando se habla de mejorar la Productividad se da por descontado que lo único que pasa en la empresa es que sobra personal? ¿No pueden faltar inversiones económicas o materiales? ¿No pueden fallar la planificación, dirección u organización de algunas actividades? O, a mayor abundamiento, ¿no podría ser que pasara todo lo contrario; que faltara personal cualificado precisamente en algunos puestos claves, sobre todo en los relacionados con la dirección y organización? 

Lo que se tiene asumido en determinados círculos es que el recurso más fácil y cómodo de todos los conocidos para “meterle mano al problema”, efectivamente es la fórmula más rápida: reducir la nómina del personal. 

Hasta la semana que viene.


lunes, 2 de diciembre de 2013

NOS QUEDA LA PALABRA

Frente a una máquina de café en un parque tecnológico-empresarial de la Comunidad Valenciana, a las 11 de la mañana del pasado viernes y rodeados de mesitas con chavales conversando, mi amigo Guillermo y yo esperábamos un par de capuchinos mientras de reojo observamos las imágenes que emite un televisor que siempre está apagado pero hoy funciona porque es un día especial: la Televisión Valenciana Canal Nou está retransmitiendo en directo su penoso y chapucero cierre. Tan solo está a una hora y 19 minutos de su último y definitivo fundido en negro, 

-Vaya tela, ¿no? Casi 1.700 parados más, oímos decir detrás de nosotros. 

-Hola. Es verdad. Le dice Guillermo al joven barbudo que también quiere un café. 

-Lo que pasa es que, pese a las milongas que nos quieren vender, aquí, a mucha gente solo les queda el derecho al pataleo. Nos dice seguro de sí mismo. 

-Llevas razón. ¿Nos sentamos?, le digo. 

- Vale. Y yo hablo así aunque sea uno de los empresarios de este parque. 

- Empresario? A qué te dedicas? 

- Nuestra empresa, somos tres socios menores de 30 años, es una tecnológica con 28 empleados, contando las delegaciones de Méjico, Chile y Argentina. Y nos dedicamos a un tema bastante complejo relacionado con el cobro por tarjetas de crédito en Internet. Pero, aunque somos jóvenes lo tenemos muy claro: si abusas del personal al final lo pagas. Lo paga tu empresa, tu sector y hasta el bar de tu esquina que venderá menos cervezas. 

-Y qué tal os va? 

- Pues no nos podemos quejar, a pesar de que nos queda un retorno de poco más del 0,2%, después de restarle el IVA, del que no puedes escaquearte ni un céntimo porque el banco tiene que mandar a Hacienda todas las operaciones, de las que él se queda también con una comisión. Pero, bueno, nos defendemos. Mucho peor les va a ese montón de chavales de nuestra edad que se han pasado veinte años estudiando y como les falta empuje para montar algo por su cuenta los que emigraron a Alemania y ya han vuelto, ahora, con este frío, se van de camareros al Sur de Gran Canaria o Tenerife, y en verano ejercerán en Ibiza o Mallorca, porque en invierno hace un tiempo de perros.


-Bueno, está claro que cada uno cuenta la feria según le va. Y aunque lamento profundamente que a más de la mitad de los jóvenes los estén machacando, ¿qué se puede decir de esos parados coetáneos nuestros, esa gente madurita, esos mayores de 45 años, que se han multiplicado por cuatro desde que empezó la crisis, y sin esperanza alguna de volver a encontrar un trabajo por cuenta ajena? 

- Pues, como te digo una cosa te digo la otra, que canta vuestro admirado Sabina. Que no tendrán más remedio que reciclarse, porque vosotros sabéis mejor que yo que en los últimos años las cosas han cambiado que es una barbaridad y bastantes oficios y profesiones están desapareciendo. Como en su día desaparecieron los cocheros, los sombrereros, los contables de papel de calco o los serenos. Es ley de vida y no hay más remedio que aceptarlo: hay que estar al día, tanto si esperan la lotería de un trabajo por cuenta ajena como si aspiran al autoempleo o asociarse para montar una empresa. Por cierto, seguramente os sorprenderá saber que, según Javier Rovira, profesor de Marketing Estratégico del ESIC, hoy en España, el 56% de las personas de 50 a 65 años están en los pasos preliminares para emprender. Noticia, ¿verdad?, ante el montón de barbaridades que se oyen sobre el Emprendimiento. 

- Estoy de acuerdo contigo. Los cambios son imparables y hay que apostar por ellos. Porque un sistema basado exclusivamente en el feedback Producción-Consumo cuando ambos factores dependen por completo de un Imperio Bancario endiosado, egoísta y rácano que aunque tenga al poder político cogido por donde más les duele, tarde o temprano le llegará su hora, como a todos los Imperios que en la historia han sido: Egipcio, Persa, Inca, Romano, Español, Napoleónico, III Reich, Británico, Soviético o USA. Una muestra que solo confirma que muchas torres más altas que los bancos también cayeron. Así es que deberían leer un poco de Historia para tratar de no repetirla, aunque ya parece algo tarde porque la ambición les ha cegado. 

- Bueno, tíos, parece que hay pocas discrepancias¸ y como tenemos la suerte de tener trabajo vamos a trabajar un poco, ¿no? Pues, vale, cada mochuelo a su olivo. Encantado y nos vemos. 

- Un placer. Buena suerte y que te vaya bonito. See you… 

Cuando se marchó, le dije a Guillermo: 

-La conversación con este chico me ha terminado de convencer, por si no lo tenía bastante claro, que además del “derecho al pataleo”, como dice él, también “nos queda la palabra”. 

Hasta la semana que viene.

Mi foto
Empresario y consultor Sénior, y todavía emprendedor, que a pesar de mi formación universitaria en Derecho; de mi larga trayectoria empresarial; de tantos cursos y seminarios en Marketing, Diseño o Innovación, y de un Máster en Creación de Empresas Innovadoras, de lo que más orgulloso me siento es de colaborar con organismos como el CEEI, la Cámara de Comercio o Secot para poder poner mis conocimientos y experiencia al servicio de una juventud que está obligada a emprender pero que a su vez está muy necesitada de Formación Empresarial y, sobre todo, Comercial.